29 de abril de 2006

Christo and Jeanne-Claude


El otro día me propusieron visitar la muestra de Christo y Jeanne-Claude de la Fundación Canal. Siempre había mirado con un cierto escepticismo distante la obra de estos dos artistas; una distancia sostenida -lo reconozco- en la desconfianza y ese cierto repelús que me producen determinados Artistas con mayúsculas.

El caso es que la compañía merecía la pena y decidí que cualquier día es bueno para derrumbar -o consolidar- un prejuicio. Y allí fuimos. Y me alegro, porque me encantó.

Esperaba encontrar una colección esas fotografías de islas y puentes envueltos y poca cosa más. Lo que me encontré fue un conjunto de proyectos que aúnan sabiamente la fotografía, el dibujo y el colagge, para construir imágenes de gran calidad gráfica y compositiva.

Los proyectos de Christo y Jeanne-Claude trascienden el ámbito del museo, buscan un arte efímero, claramente contextualizado en un momento y un lugar. Suponen, en cierto modo, la imbricación de la obra artística en la sociedad y ello por dos motivos:
  • En primer lugar, por la enorme movilización de medios humanos, económicos y políticos necesaria para llevar a cabo cada proyecto.
  • Y en segundo lugar, porque es precisamente la memoria social el modo primordial de pervivencia de la obra una vez desmontada.
Para no perder la costumbre, la muestra de la Fundación Canal adolece de información que oriente y sitúe al visitante. Aún así, salí enormemente satisfecha. Y es que la calidad gráfica de los proyectos y bocetos ya merecen la visita. Prejuicio eliminado.

4 comentarios:

Vulcano Lover dijo...

sí, yo tampoco estaba muy convencido el día que fui, pero la compañía también merecía la pena y terminé yendo...

inquilino dijo...

vaya, otro parelelismo más en nuestra vida! así que la compañía te mereció la pena... ¿no será que me engañas y te lo inventas para coincidir conmigo? ;-)

Vulcano Lover dijo...

Bueno, el caso es que en mi caso (valga la redundancia) fui yo quien lo propuso, pero por proponer (yo es que soy así)... y es que cuando la compañía es buena, el pretexto de qué haxcer da igual, ¿¿no crees??

inquilino dijo...

Pues, ya ves, por lo visto cualquier visita es buena si la compañía lo merece.