7 de mayo de 2006

¡Saltad todos!

Debía tener unos ocho años cuando cayó en mis manos un librito de la serie naranja de El barco de vapor titulado ¡Saltad todos! Como supongo que si no lo han leído ya no lo van a hacer, les cuento de que va. Según su autor, Ken Withmore, la Tierra se halla en continuo proceso de derrumbe y sólo la acción coordinada de aguerridos topos logra evitar el desastre. Estos animalitos se pasan la vida poniendo columnas, reforzando muros y reconstruyendo cimientos para que no se vaya todo a la porra. Y ahí es donde comienza la historia: la población de la Tierra ha crecido tanto que los topos apenas alcanzan a mantenerla en pie y se hace precisa una acción definitiva para asegurarlo todo. Como es imposible ejecutarla con tanto peso, deciden pedir la colaboración de los humanos. El portavoz de los topos se pone en contacto con el protagonista y le expone la situación: es necesario que un día concreto a una hora concreta todos los seres que pisan este planeta den un salto a la vez para que así los topos puedan sostener la Tierra.
Recuerdo que el librito me gustó bastante en su día, así que figúrense mi sorpresa cuando el otro día navegando por ahí me encuentro con la iniciativa Worl Jump Day. No sé si sus promotores están emulando el libro de Withmore, si se trata de un enorme flashmob o si realmente creen en ello. El caso es que defienden que si seiscientos millones de habitantes del hemisferio norte saltamos a la vez desplazaremos la órbita terrestre lo suficiente para solucionar el problema del calentamiento global. El día señalado es el 20 de julio y la hora las 12:39:13 (lo de los trece segundos tiene guasa).
Espero que hayan calculado bien. ¿Se imaginan? "Uy, disculpen, nos pasamos en el cálculo en ciento cincuenta millones de personas y ahora tienen que saltar los del otro hemisferio para compensar." X-D
No sé si habrá mucha gente que se trague el cuento y salte pero de lo que estoy segura es de que conforme se acerque el día y se haga eco del evento la blogosfera empezaremos a ver una y otra vez la noticia en todos los telediarios.

1 comentario:

magui dijo...

En el libro, si mal no recuerdo, desaparecía toda Inglaterra (o Londres?) porque no le creían al protagonista en un programa de televisión.
qué recuerdos! :)