6 de febrero de 2006

The show must go on

Y, pese a la vida, cruel e inoportuna, es necesario seguir. Aunque, por fortuna, aún nos queda la posibilidad de elegir. Elegir seguir a toda costa y continuar siendo dueños de nuestra vida. Elegir, como tú has hecho, Alberto, levantarse y reemprender el camino del que te echaron a golpes.


Gracias por una tarde de domingo maravillosa. Gracias a los tres.



Para los que no estuvistéis allí este domingo, aún estáis a tiempo de disfrutar con Pareja de des-hecho durante todo este mes (más información aquí).


Y, para el resto, recordaros que se acerca la fecha de otro de los eventos culturales de éste nuestro pequeño mundo:



4 comentarios:

Elorri dijo...

Gracias por lo de evento cultural :-)

Me siento cual Antonio Gala presentando una nueva muestra de su avezado nihilismo...

Neverland dijo...

Show must go on... Grabé esa canción en mi IPod el 14 de febrero del año pasado. Desde entonces ha sonado en una carpeta que se llama Yesterday y que me pongo de vez en cuando, en los instantes en que necesito arrastrarme.
Alberto me dio una lección este domingo. La foto habla por sí sola. Estar ahí. Reír ahí. Sentirse ahí era todo un milagro: el de su voluntad.
Tq, mi niña

Vulcano Lover dijo...

me cuelo de puntillas en tu post de hoy. Y siento deshacer un nudo de imaginaciones. Te vi hacer esa foto, con total nitidez, porque yo estaba justo detrás. Y se me quedó grabada esa instántanea doble de tus manos con la cámara y la imagen de Gus y Ana, Alberto y Silvia, en la pantalla, que ahora me yuxtapones en mi mirada. Me sonrío. y observo el río subterráneo que fluye.
Show must go on.

Neverland dijo...

Un río hermoso de nombres y de personas. Un río que va a dar a la vida -con permiso de Guillén- que es este -nuestro- vivir.
Sois geniales