18 de diciembre de 2005

Feliz malestar

Hoy mi cuerpo protesta y gime tras los excesos de anoche. Y, sin embargo, ¡qué felicidad! El placer de una noche tan alocada como cómplice, tan llena de confidencias, de bailes liberadores, de vídeos improvisados. Un pequeño grupo de gente que impregna mi vida llenándola de afectos e intereses compartidos. Gracias. Gracias a los cinco.

Hoy, tras una mañana de convalecencia, a las cinco por fin, mi alma eufórica logró tirar de mi cuerpo maltratado y retomé mis pinceles. Esta tarde, amigos míos, es para vosotros.


1 comentario:

Neverland dijo...

O como pasar de la hermenéutica del blog a los vídeos más cutres de Mecano... Tanto cariño no cabe en este comment, pero sé que te llega con toda su intensidad