18 de diciembre de 2005

Ego supremo

Demasiado a menudo aparecen disociadas grandeza humana y grandeza artística. Una lástima. En fin.

Gabriel García Marquez por cojones o la impertinencia de un genio.


3 comentarios:

Elorri dijo...

Si sólo fuera impertinencia... Lo que es insostenible es que apoye un régimen asesino (valga la redundancia) como el de Castro. No es cuestión de izquierda o derecha, sino de DERECHOS HUMANOS y LIBERTAD.

inquilino dijo...

Totalmente de acuerdo. Los asesinos, del signo que sean, deben ser aislados y apartados.

Neverland dijo...

Triste la manipulación que de su influencia y peso mediático hacen algunas grandes "figuras de la cultura". Con integridad y principios, los menos... En grupos como "el mío" (dobles comillas) se ve que el apoyo a una idea no va tanto en la idea como en los royalties que proporciona defenderla o en el aura de enfant terrible que sitúa al orador en el punto de mira.
En cuanto a Gabo, siempre fue mejor novelista que persona. Aunque su novelística ha evolucionado tan poco y tan mal como sus desfasadas -y erróneas- ideas procastristas. Su pésima última novela es una buena muestra.