24 de octubre de 2007

Atracón fotográfico

Cuatro días para cuatro exposiciones de fotografía, tal es el atracón fotográfico que decidí regalarme la semana pasada. Tres exposiciones (una de ellas tiene dos partes) aparentemente independientes entre sí pero entre las que es posible establecer claras líneas de conexión. Cuatro exposiciones que suponen una ocasión ideal para todo aquel que quiera iniciarse en el conocimiento de esta forma de expresión.

Día 1

Comienzo el jueves acercándome por el Círculo de Bellas Artes para ver la primera parte de Momentos estelares del siglo XX.

El título es suficientemente explícito acerca de los propósitos y contenidos de esta exposición. Las fotos expuestas son bastante conocidas, por lo que el aficionado a la fotografía no va a descubrir gran cosa. Sin embargo, la exposición tiene un marcado carácter didáctico y nos conduce a la perfección lo largo de las motivaciones y caminos que ha ido siguiendo la fotografía en su búsqueda de un espacio expresivo autónomo dentro del arte. Vamos, que merece la pena darse un paseíto por allí.

Por cierto, el Círculo de Bellas Artes ha publicado en PDF el catálogo de la exposición y lo ha dejado disponible para todo aquel que quiera descargárselo aquí. Todo un detalle, la verdad. Las fotos están muy pixeladas, seguramente por el tema de los derechos, pero al menos permite el acceso a los textos introductorios de las distintas partes de la exposición.

Día 2

El viernes debería haber continuado por la segunda parte de esta exposición, pero como andaba cerca de Atocha decidí pasarme por el Reina Sofía para visitar Jano: la doble cara de la fotografía.

La exposición está compuesta por obras pertenecientes a la colección del Reina Sofía realizadas todas ellas con posterioridad a 1990. Supone el broche ideal al repaso a la historia de la fotografía que iniciamos con la exposición del Círculo en tanto que nos muestra los rumbos que comienzan a indagarse actualmente.

Si la técnica y la tecnología de cada época acaba por influir irremediablemente en el arte, esto queda puesto claramente de manifiesto con esta exposición donde adquieren un papel protagonista las técnicas digitales de retoque fotográfico, así como las enormes posibilidades que los nuevos materiales y medios de impresión ofrecen al soporte.


Día 3

El sábado me di un paseo por la más lúdica y juguetona de las cuatro exposiciones: Ocultos, en la Fundación Canal de la Plaza de Castilla (reseña en Clarín aquí).

Con el culo y sus representaciones como excusa, se ha buscado ofrecer una reflexión sobre las diferentes maneras de acercarse al cuerpo humano que plantean los 67 fotógrafos expuestos.

La visita resulta muy agradable tanto por la calidad de las fotografías como por el tono de juego con el que están expuestas. Para acentuar el carácter voyeur de la fotografía, se ha llenado el espacio de mirillas a través de las cuales el visitante puede "espiar" lo que sucede en el resto de las salas.

Día 4

Por último, el domingo tocaba completar la segunda parte de Momentos estelares del siglo XX, así que me acerqué a la sala de exposiciones del Canal de Isabel II. Nunca había estado en este antiguo depósito de agua reconvertido en sala de exposiciones a pesar de que más de una vez he querido acercarme a visitar alguna de sus muestras. Y lo cierto es que el sitio me encantó, así que sólo por la torre ya merece la pena la visita.

Lo ideal habría sido que pasara por esta exposición nada más ver su primera parte y, desde luego, antes de la del Reina Sofía, ya que constituye el nexo temporal entre ambas. Comienza marcada, como la fotografía de la última mitad del siglo XX, por la influencia del matrimonio Becher y sus fotos de almacenes. Y progresivamente vamos asistiendo al aumento del prestigio de la fotografía como medio artístico, que acabará desembocando en su museización. El vídeo y la televisión, por otro lado, irrumpen como medios de expresión a finales del siglo estableciendo un productivo diálogo con la fotografía, la cual aprovecha los nuevos adelantos técnicos para adquirir nuevas posibilidades expresivas. Y aquí es donde la exposición engarza a la perfección con la muestra del Reina Sofía.

En fin, cuatro visitas muy interesantes y entretenidas que suponen un curso acelerado de historia de la fotografía. Y ahora es cuando yo digo aquello de ¡no se lo pierdan! Sean felices ;-)

4 comentarios:

elbé dijo...

Muchas gracias por la reseña, las cuatro las tengo ya en la agenda, espero poder ir a todas.
La de los culos merecería la pena aunque sólo fuera por volver a ver esa obra maestra de Isabel Muñoz que has elegido para ilustrarla.

inquilino dijo...

Si no me equivoco, la que menos tiempo va a estar "en cartel" es la de Ocultos, así que ya sabe por dónde empezar.
La foto de Isabel Muñoz es espléndida, como de costumbre. Y es que tenemos un plantel de fotógrafos nacionales nada desdeñable.

vargtimen dijo...

Oye, es genial eso de poder ir a ver culos y tener una coartada cultural para hacerlo. Que vivan las galerias de arte.

inquilino dijo...

Je, je, je, Varg. Me ha pillado :-)