27 de agosto de 2007

Hasta los pingüinos salen de cañas por Madrid

¿Que no se lo creen? Vean, vean.

6 comentarios:

Cinephilus dijo...

esta muy feo eso de acusar de alcoholemia a los pobres animalitos para justificar los vicios propios :-P
hala, pienso denunciarte al primer club vegano que encuentre, que lo sepas...
muaaaaaaaaa de un pingüino en su ascensor (y en su vaso de vodka)

inquilino dijo...

Oye, que es verdad, las fotos lo prueban!! Si se tratara de justificar vicios propios se me ocurre otro bastante más divertido del que acusarles.

Vegano? Qué es eso? :-P

Besitos de una pingüina (bailando) en sofá ajeno

elbé dijo...

La cruz blanca en los barriles es reveladora. Casi me dan ganas de unirme a ellos y tomarme unas jarritas heladas.

inquilino dijo...

¡¡Normal!! ¿Quién se resiste a unas cañitas en estas tardes de agosto? Yo, desde luego, no

3'14 dijo...

Yo con lo que me he quedado flipada es con esas gritas en la pared... Es lo que suele pasar cuando uno se va de cañas, se fija en detalles que en otras ocasiones pasaría por alto. ¡¡¡Cheers!!!

inquilino dijo...

Ja, ja, ja!! En qué cosas se fija usted, querida Pi. Nada, nada, que hay que ir más de caña para apreciar mejor ciertos detalles :-)