21 de noviembre de 2006

Diminutos

Hoy les traigo un bellísimo anuncio que, probablemente, ya hayan visto por televisión. ¿Alguna vez la vida les ha dado tal patada que se han sentido absolutamente minúsculos? No me pregunten por qué, pero si pienso en algún instante en el que yo me haya encontrado así de diminuta, siempre me veo en un vagón de metro, rodeada de desconocidos indiferentes a mi congoja.

El anuncio, creado por la agencia McCann para Metro de Madrid, cosechará sin duda numerosos premios en los festivales publicitarios de este año.
Visto en Llámame Lola.

2 comentarios:

Vulcano Lover dijo...

Sí, pero es que el metro es todo un universo donde lo humano puede encontrar cauces sin fin... Con justicia sale con frecuencia mucho en nuestros textos... (ays)
Esa es la música de la bso de Lucía y el Sexo. (curioso...)
Besos.

inquilino dijo...

Sí, Vulcano, el metro es un poco como en El perseguidor de Cortazar, un lugar fuera del tiempo y el espacio donde la realidad es bien distinta a la de la superficie. Todo es posible. Encuentros, desencuentros, confidencias y las soledades más absolutas.
Besos