29 de octubre de 2006

Masa

¿No sienten a veces que el mundo les aplasta? Yo, estos días, ando en pataleta continua. Siempre quise ir por libre, alejarme de convencionalismos y absurdos encuadres sociales. Estos días la realidad viene a darme de bofetadas e, insolente, me recuerda que el camino estaba ya marcado, que si anduve por la linde fue sólo porque sabían que no iría más allá. La masa, mecanismo siempre a punto y engrasado, nos mantiene en el redil.

En fin, pasará.

Supongo.

5 comentarios:

Vulcano Lover dijo...

Ays, qué delicadas y espinosas palabras pronuncias...
Es peligroso el redil, a veces pues la lucidez no siempre anida en las masas.
Criterio propio y capacidad de ser libre (dentro de la masa, porque para eso somos parte indisoluble) son difíciles ejercicios, y además nadie nos enseña cómo ejercerlos.
Sí, las lindes a veces se pisan sabiendo que no se pasará más allá. Puede que a lo mejor no debamos de pasar más allá. Estar al márgen sin una razón no tiene lógica. A veces, lo marginal, sin embargo, puede resultar delicioso. La vida es a veces un extraño ejercicio, pero merece la pena aventurarse a (al menos) plantearse si uniformarse a la media nos compensa...
Un beso bien grande.

Cinephilus dijo...

Punto 1: Cuánta razón tenía Ortega y qué mal se le ha leído y comprendido. Tu post me devuelve a una conversación con dos amigos la semana pasada donde te eché mucho de menos y en la que todos suscribíamos su Rebelión de las masas y su forma de entender el elitismo.
Punto 2: Tú, aunque la masa se empeñe, nunca formarás parte de ella. Tendrás que combatirla, aceptarla, aprender a integrarla desde tu eterna sublevación, pero tu talento, tu pluralidad de miras, tu amplitud vital, tu forma de ser te mantiene lejos de su alienación. Fuera de sus garras.
No ser masa es doloroso, me consta, pero también es el mejor modo de estar vivo. Y eso, entre otros millones de virtudes, te hace tan especial.

Vulcano Lover dijo...

El fin, aqui hay más de uno que se escapa a las garras de la masa... sin señalar ;-)

inquilino dijo...

Toda la razón, Vulcano. Creo que por aquí hay unos cuantos que saben muy bien lo que recorrer las lindes.
Besos de un inquilino que empieza a retomar el placer de la linde ;-)

inquilino dijo...

Mi querido Cinephilus, ¿qué te voy a decir que no te haya dicho ya? La rebelión de las masas ha sido durante mucho tiempo mi libro de cabecera. Lástima que después se apropiaran de sus ideas y las malformaran a su antojo porque si la masa se rebelara contra la masa otro gallo cantaría.
Lo bueno es contar con ayuda para escapar de las garras de la masa. Y yo, en eso, como en tantas otras cosas, soy enormemente afortunada.
Gracias de este inquilino, sublevado, sí, pero de nuevo en el camino (en SU camino) :-*