25 de agosto de 2006

Re(flexiones) XXI


Un beso es algo más que el primer contacto carnal de dos cuerpos: es la exhalación de dos almas enamoradas. Pero el beso criminal largo tiempo contenido, largo tiempo deseado, es más sensual todavía; es el fruto prohibido, un tizón ardiente que enardece la sangre.

Teleny, Oscar Wilde, 1895.

Re(flexión) anterior | Re(flexión) siguiente

2 comentarios:

Cinephilus dijo...

Imposible trazar con formas más certeras la sutileza de Wilde en esa frase...
Besitos a mares de tu fan más moreno ;-)

inquilino dijo...

Es que Wilde es mucho Wilde, mi querido Cinephilus. Uno va leyéndole y tiene la tentación de subrayar la novela entera.

Y a ver ese morenazo, que luzca palmito!!