29 de mayo de 2006

Re(flexiones) XVII

¿Qué puede uno pensar de episodios así, imprevistos, espontáneos e impropios de uno? ¿Es que son simples agujeros, agujeros en el corazón, en los cuales uno mete el pie y se cae y luego sigue cayendo?

Elizabeth Costello, J. M. Coetzee, 2004.

Re(flexión) anterior | Re(flexión) siguiente

1 comentario:

Cinephilus dijo...

lo díficil es asumir que, tal vez, lo propio de uno sea, precisamente, lo impropio... que la incoherencia o lo súbito sea un rasgo a integrar... que tenemos más de agujero que de certeza... una vez asumida esa vulnerabilidad, ese yo poliforme y múltiple, se puede caer para retomar el vuelo