17 de agosto de 2006

De vuelta

Pues sí, ya volví de mi viajecito por Italia. Bueno, en realidad, hace más de diez días que regresé pero es que entre unas cosas y otras no me he podido pasar por aquí. Y es que esto sí que ha sido un bajón post-vacacional en toda regla.
En Italia, llegué a perder la noción del tiempo ante tantísima belleza. En cualquier rincón, detrás casi de cada esquina, existen pequeños -o inmensos- tesoros artísticos. Así, como quien no quiere la cosa. Por si fuera poco, la riviera ligur, la Toscana, el valle del Po, el lago di Guarda o el par de parques naturales que recorrimos ofrecen cualquiera de ellos un paisaje tan hermoso que ya de por sí merecen la visita. En fin, casi quince días agotadores pero plagados de sensaciones sublimes, casi quince días que, bien aderezados con la excepcional amabilidad y simpatía de sus gentes, han logrado italianizarme de arriba a abajo.
Y ya de regreso, la añoranza Florencia, Verona o Rávena, se aliaron con la vuelta al trabajo y la pintura, limpieza y mudanza a mi nuevo piso para completar uno de los peores agostos que recuerdo.
En fin, pronto, muy pronto, estaré de vuelta para visitar todo aquello que no pude ver. Y poco a poco les iré contando aquí estos días inolvidables. Qué suerte la de aquellos que no conozcan aún Italia porque les queda todavía por experimentar la emoción de descubrirla.

5 comentarios:

Cinephilus dijo...

Hermoso país... Hermosos lugares... Y hermosos hombres aunque yo, a los italianos (a pesar de que mi chico los adore), siga sin soportarlos a pesar de lo buenos que están (eso sí que lo admito)...
En mi caso, lo he ido descubriendo (el país, no los hombres) a retazos, como un puzzle inagotable del que todavía hay piezas que ir colocando. A viaje por año en estos últimos cuatro... Y sabe genial, tras cada regreso, ser consciente de cuánto me queda aún por conocer.
Es estupendo (egoístamente) tenerte ya de vuelta, my love ;-)
Me voy a la camita, que en breve me espera otro avión...
:-*****

Vulcano Lover dijo...

Bienvenida al blog (ays, cuánto nos has hecho esperar, pillina). En fin, que no puedo sino corroborar lo que dices, que por lo que ya hemos hablado nuestra experiencia Italiana ha sido muy paralela, y que nos han quedado a ambos unas ganas grandísimas de seguir descubriéndola... Yo (también) prontito, muy prontito me vuelvo para allá...

En fin, no olvido que tenemos sesiones de cine pendientes, y compartir agún que otro kebab... Ánimo con el piso...
Besitos por doquier,

inquilino dijo...

Mi querido Cinephilus, que tengas una estupenda estancia llena de fotos robadas ;-) (espero que luego las compartas).
Y me temo que estoy de parte de tu chico. Viajé a Italia llena de prejuicios, con esa idea del italiano macarra que todos hemos tenido que soportar alguna vez en nuestras costas. Y, para mi sorpresa, durante mi estancia allí no tengo más que palabras de gratitudo por su amabilidad, su simpatía, su paciencia con el turista, su cariño por los niños (no sé cuántos helados pudieron regalarle al pequeño Mario).
En fin, espero que algún día podamos disfrutar juntos de algún otro rincón de aquel maravilloso país. Y te haré cambiar de opinión, vaya si lo haré X-D

inquilino dijo...

Vulcano, querido amigüito, ya sabes que a mí me da por rachas y no es la primera vez que desaparezco una temporadita de la blogocosa. Esta vez, como bien sabes, por causas ajenas a mi voluntad.
Cambio sesión de fotos por sesión de cine ;-)

inquilino dijo...

PD. Yo sí que mantengo las palabras de verificación X-D
Qué le voy a hacer, a mí me gustan