21 de mayo de 2006

Vuelve la canción protesta


Y, mientras tanto, el inefable Urdaci -sí, ése- se atreve a escribir estas agudas reflexiones en su blog:
"Quizá este gobierno nostálgico, inmaduro, tan infantil, tan de buenas palabras, no ha tenido todavía la valentía de explicarles a los que se van a concentrar en 60 ciudades que lo que deberían pedir es trabajo, que desde hace siglos las viviendas dignas se consiguen hincando el lomo, ahorrando, y aquí tampoco se han inventado los atajos. Eso es lo que he visto toda la vida. A todos nos hubiera gustado que los primeros créditos que pagamos, en lugar de al 18 hubieran estado al 3. Pero no era así, ya lo ven. Con un curro, colegas, se paga todo, desde los vicios hasta un cuarto para echar unas copas sin pasar frío, y pasarle la mano por el lomo a nuestra prenda. Lo demás son cuentos. Los duros a cuatro pesetas ya no los dan ni los de los sellos. O quizá es que estos que gobiernan les han prometido otras cosas gratis, y ahora vienen a cobrar, y en eso sí que tienen todo el derecho."
En el fondo, yo le entiendo. Claro, cuando a uno le duele la espalda de tanta peonada y tanto madrugón para ir al tajo como lleva él, es normal que se queje de que los demás nos toquemos los cojones -con perdón-. Y es que si en este país trabajara alguien más aparte del Sr. Urdaci, otro gallo nos cantaría.

Quizás a este señor le vendría bien darse un paseíto por el foro de Vivienda digna, donde alguien se ha entretenido en hacer unas pequeñas cuentas sobre el problema:
La nómina de mi padre en diciembre de 1979 era de 38.000 pesetas. Él trabajaba como peón en una obra. En ese mismo momento le ofrecieron comprar una casa. Le pedían un total de 500.000 pesetas por ella. Decidió no arriesgar y continuar viviendo en régimen de alquiler, en unas condiciones muy buenas. Se trataba de una casa modesta pero muy bien ubicada, en pleno centro de un pueblo cercano a Barcelona. A los pocos meses mi padre y mi madre compraron un terreno en otro pueblo de la misma provincia y en menos de cinco años de esfuerzo ya habían levantado y pagado una vivienda de 120 m2.
Han pasado 27 años. En 2006 y en el mismo pueblo donde viven, un piso modesto de 75m2 a las afueras no se encuentra por menos de 35 millones de pesetas, y estoy siendo muy generoso.
En el año 1979 el coste de un piso era del orden de 14 mensualidades de un peón de obra
38.000 pts/mes x 14 meses = 532.000 pts
El sueldo en 2006 de un universitario recién titulado en ingeniería informática sin experiencia profesional no llega a las 200.000 pesetas mensuales.
En el año 2006 una vivienda modesta cuesta 175 mensualidades (14 anualidades!!!) de un ingeniero informático.
200.000 pts/mes x 175 meses = 35.000.000 pts
Las jóvenes de hoy necesitaríamos cobrar 2,5 millones de pesetas mensuales para estar en igualdad de condiciones con nuestros padres que compraron una vivienda a principios de los años 80.
2.500.000 pts/mes x 14 meses = 35 Mill. de pts
Supongo que, en el fondo, de lo que se trata de demostrar sobre el papel aquel famoso lema que nos repitieron hasta la saciedad en Barrio Sésamo. Ya saben, ese "Solo no puedes, con amigos sí". Porque, tal y como están las cosas, lograr emanciparse uno solo es un anhelo casi descabellado para el común de los mortales. Para trabajadores honrados y esforzados como Urdaci no, claro, pero para el resto o tienes pareja o te buscas unos amiguetes bien avenidos con los que compartir piso. Dejarán de ser tus amigos, pero al menos te habrás librado de tus padres.

En fin, al menos aún nos queda el derecho a la pataleta, que ya es mucho. Sean felices :-P


Por cierto, la fuente de toda esta información es, para no variar, el blog de Escolar. Gracias por mantenernos informados día a día, Nacho ;-)

5 comentarios:

dekker dijo...

Creo que además de tener trabajo, es importante tenerlo con un sueldo importante y eso lo debe saber muy bien Urdaci porque si por algo se caracterizan los sueldos de presentador de televisión hasta donde yo creo, es por estar ampliamente engordados y sobrevalorados. Para el resto o bien te dedicas a negocios de dudosa o nula legalidad o te lías con alguien de la familia real, lo cual casa también con lo de presentador de televisión. A lo mejor, resulta que no da para tanto como pensaba...

Vulcano Lover dijo...

En fin, si sólo hay que ver el vocabulario con el que se expresa Urdaci ("pasar la mano por el lomo", "echar unas copas"...) Yo con gente así,s inceramente es que ya de principio no puedo... Porque además si empiezo a leer luego me engancho, como me pasó con el impresentable del Germán Yanke, que odio hasta la médula y que sólo su visión me produce asco, pero que con frecuencia me descubro viendo su telediario de medianoche por ese extraño placer de atracción de lo feo que a veces tengo, una humana tendencia a ciertos masoquismos, en este caso el de sentirme que me dan la vuelta las tripas con sus argumentos tendenciosos, pero dogmáticos sobre todo... Ay!!! No me entiendo, alguien me ayuda?? Y es que ni con un psicólogo en casa, oye!

inquilino dijo...

dekker, un día de estos quedamos tú y yo para tirarnos los trastos en A tu lado. Yo creo que por lo menos sacamos para la entrada del piso, ¿no? ;-)

JUAS!! Mi querido Vulcano, seguro que después del Yanke enlazas con el Vidal en La linterna y te amaneces con Losantos. Si ya decía yo que te veía un pelín así X-D No sabía yo que te fuera el rollo BDSM ;-)

dekker dijo...

No sé, no sé... es que lo de "A tu lado" me da una verguenza ajena que no veas. Terminé de dejar de ver ese tipo de programas en la que sólo se gritan y se cuentan intimidades porque me ponía en lugar del atacado o del que estaba contando sus verguenzas y lo pasaba fatal.
Casi prefiero no tener para la entrada y no pasar el mal trago... pero admito negocios de dudosa legalidad - que están y siempre han estado de moda en este país - como alternativa válida ;-)

Mike Bonales dijo...

Lo del Urdaci es pa mear y no echar gota. Cada vez que dice algo sube el pan. Mira, lo del ejemplo ese de Vivienda Digna expresa con claridad el problema que sufrimos todos.