20 de diciembre de 2005

El soñador

Era un hombre de sueños plácidos... Tan plácidos que cada noche corría el riesgo de no querer despertar más.

2 comentarios:

jrnCalo dijo...

Es una suerte poder dormir tan a gusto, yo tardo una hora más o menos...Un placer!!!!

inquilino dijo...

Bueno, no sabemos si se dormía pronto o tarde... Sólo que sus sueños eran plácidos.

En cualquier caso, un placer recibir a un nuevo visitante.