9 de noviembre de 2012

Kirigami, paper toys y un blog imprescindible

El año pasado, con la excusa de la exposición que la Fundación Cartier ofrecía sobre Moebius, hice una escapadita a París. No es que hagan falta muchas excusas para visitar esa maravillosa ciudad, pero lo cierto es que la exposición me gustó un montón. 

De aquel viaje me traje además un par de libros sobre kirigami que encontré en un tenderete callejero. Andaba ya tiempo detrás de algún libro así pero la diversidad de nuestras librerías a veces puede resultar frustrante. Siempre me gustó hacer cosas con papel, andaba fascinada por los libros pop-up y ya había hecho algún modesto intento artesanal con el que entretener a mis sobrinos. Así que cuando vi los libros de kirigami ni me lo pensé.

Tutorial sobre cómo hacer un pop-up.

A simple vista, un profano puede confundir el kirigami con la papiroflexia u origami. La papiroflexia consiste en crear figuras únicamente plegando papel. Las tijeras y el pegamento, por tanto, están prohibidas.
El pajarito de twitter realizado en papiroflexia.

En cambio, en el kirigami, aunque el material constructivo sigue siendo el papel, los instrumentos de trabajo básicos son un cúter y pegamento, ya que se trata de ir recortando formas en el papel, plegando y ensamblando piezas para lograr pequeñas esculturas. Existen auténticas virguerías sobre esto y se utiliza abundantemente para la creación de libros y tarjetas pop-up, pero también como bocetos previos para esculturas, como maquetas arquitectónicas y, más recientemente, como técnica expresiva sin otro fin que su valor artístico intrínseco.

Algunas tarjetas pop-up realizadas mediante kirigami.

Andaba yo esta mañana curioseando en Interior noche, el blog del SrLansky -a quién conocí virtualmente en Lastfm a partir de la excelente compatibilidad musical que ambos tenemos-, cuando topé con un post sobre los magníficos paper-toys de Marshall Alexander.


Aquí Marshall Alexander en acción. 

Un simple búsqueda de "Marshall Alexander" en Google Images o un vistazo a su web nos puede dar una idea muy exacta de su peculiar mundo creativo, a medio camino entre el Pop Art y el DIY (reseña en Infoenpunto sobre la exposición Do It Yourself Art en la Fundación Canal del año pasado).
Si he logrado picarles la curiosidad sobre Marshall Alexander o el kirigami, objetivo cumplido con esta breve reaparición por mi blog. En caso contrario, al menos no dejen de visitar el magnífico blog Interior noche. Si alguna vez les gustó lo que solía ser mi blog, no les defraudará en absoluto. Sean curiosos y felices ;-)

2 comentarios:

Carlota Cheshire dijo...

Muy buen artículo! Siempre me han encantado las manualidades. Espero que sigas escribiendo en tu blog :)

Enrique Senez dijo...

Me parece fascinante tu opinión crítica acerca de los temas que pones y ojalá y mantuvieras el mismo accionar hoy en día, gracias por los aportes, cambiaste muchas percepciones que tenía.

Saludos

Hoteles en Querétaro